El empleo de ozono en la agricultura: cultivo de fresa

Por: Ing. Francesco Rossi

El ozono es una molécula formada por tres átomos de oxígeno, y se diferencia del oxígeno que respiramos porque este último es una molécula con solo dos átomos de oxígeno. Esta particularidad del ozono, lo hace inestable, pero también muy importante para diferentes reacciones químicas. La principal es conservar la vida en el planeta filtrando en la estratósfera los rayos ultravioleta más potentes.

Pero el otro uso importante del ozono (O3) es que esta inestabilidad intrínseca produce un radical oxígeno (O.) el cual tiene uso como oxidante para propósitos de desinfección del agua. Se conoce esta propiedad desde antes del siglo XX y se empleó a partir de principios de dicho siglo para desinfectar el agua potable. En la figura 1 se observa el equilibrio químico entre el oxígeno, el ozono y el radical libre de oxígeno atómico.

Sin embargo su inestabilidad provoca que no sea factible almacenarlo y por lo tanto hay que producirlo en el sitio de uso. Esta desventaja frente a otros agentes oxidantes ha hecho que no se emplee ampliamente para dicho fin.

En los últimos años sin embargo la tecnología de producción de ozono en sitio se ha vuelto más asequible, y desde hace unos 10 años se ha redescubierto su uso sobre todo en la agricultura; en la figura 2 se observa un equipo de producción de ozono para fines agrícolas.

Aquí es donde se observa mayor potencial en el control de plagas y en potenciar las cosechas a través de sus capacidades químicas. Con éxito en diferentes cultivos, principalmente el cultivo de la fresa. Tanto en Europa, con ejemplos claros en España y Francia, así como en otros países, el uso de ozono en el cultivo de la fresa ha ido en aumento tanto para la inyección de este gas en el agua de riego por goteo como para la aspersión sobre las plantas. 

El efecto combinado evita la contaminación de los suelos y la presencia de microorganismos que pueden afectar a las raíces de las plantas, permitiendo además que los nutrientes puedan ser absorbidos con más facilidad, logrando dos impactos, plantas más sanas y menores costos de fertilizantes. Por otro lado en su aplicación foliar controla microorganismos y hongos perjudiciales, permitiendo frutas más sanas con la minimización del uso de plaguicidas, provocando como beneficio secundario un mayor acercamiento de insectos polinizadores, lo cual a su vez impacta en la productividad de las plantas.

El uso de ozono de forma controlada, supervisada por profesionales químicos y agrónomos especializados en dicha tecnología se vuelven elementos claves en lograr mejoras en la productividad de los cultivos de la fresa con un importante impacto en la calidad de la fruta, en la longevidad de la planta, en la productividad y en la entrega de productos más sanos que puedan incluso cumplir con los estándares de calidad más altos como ocurre en Europa.

VyP Hidro Asesores, le ofrece dicho servicio de acompañamiento con profesionales certificados en el uso de ozono y con equipos de alta tecnología producidos en Europa con certificados internacionales para su uso en la agricultura y ya acondicionados para el uso específico en la agricultura con los accesorios necesarios para un adecuado desempeño.

 

 

 

Entrada anterior
El uso del cloro en la desinfección del agua
Entrada siguiente
Medición de resistencia de aislamiento en motores eléctricos, aplicación a las bombas centrífugas